Agorafobia

Miles de personas en todo el mundo padecen diferentes trastornos que afectan su salud de una manera importante, trayendo como consecuencia serios quebrantos a su organismo y en general a la salud mental del individuo.

Definición de Agorafobia

Uno de estos trastornos es la Agorafobia, que se define como un temor obsesivo ante los espacios abiertos o descubiertos que puede constituir o traducirse en una enfermedad con afectaciones principalmente a la salud mental.

Algunos expertos señalan que la agorafobia es sentir miedo ante el mismo miedo, es decir que las personas agorafóbicas le temen a las situaciones que puedan generarles sensaciones de ansiedad, miedo a los pensamientos sobre las consecuencias de experimentarlas, como la idea de morir.

Características de Agorafobia

Es de resaltar que entre los miedos que experimenta la persona padece este trastorno se pueden citar los siguientes: sufrir un infarto, desmayarse, perder el control o hacer algo indeseado e involuntario en un espacio público.

Agorafobia

Las situaciones más comunes por las que suelen pasar quienes padecen este trastorno son el estar solo en la casa; hacer una fila o estar entre una multitud; cruzar un puente y viajar en automóvil, autobús, tren o avión.

Para los expertos en el tema, existen personas con determinadas características y circunstancias que tienden a desarrollar un comportamiento agorafóbico que otras, es decir que en algunos casos las afectaciones a la salud son más fuertes que en otros.

Muchas de estas personas experimentan con cierta vergüenza el hecho de padecer algún problema de ansiedad u otro tipo de trastorno psicológico. Por ese motivo, las personas que viven con especial vergüenza el hecho de sufrir pánico tienen mayores probabilidades de desarrollar agorafobia.

También es muy frecuente que las personas con trastornos de agorafobia sean más introvertidas que extrovertidas en sus relaciones sociales, ya que las mismas experiencias que han vivido las hacer ser tímidas y evitan estar entre tanta gente.

En algunos países de Europa, como España y Países Bajos han creado instituciones para tratar este tipo de patología con el respaldo de expertos para ayudar a las personas a vivir y a superar esta enfermedad.

Este tipo de patología tiende a generar en las personas que la padecen, aislamiento con su mundo exterior y grupo familiar, lo que ocasiona situaciones complejas en la cotidianidad de las personas que tienen algún integrante de su familia que esté enfrentando este trastorno.

Asimismo, las personas que sufran ataques de pánico en espacios abiertos como bulevares, parques y otros sitios concurridos, propician situaciones confusas y de alarma en el público que se encuentra en dichos lugares.

La Agorafobia ha tenido efectos negativos en personas en plena edad productiva, que les ha generado limitaciones en la actividad laboral y familiar, además de crear situaciones estresantes en familias que tienen a alguno de sus miembros con este tipo de trastorno.

Es por ello que muchas familias y allegados con personas agorafóbicas entre sus miembros deben estar siempre alerta para enfrentar situaciones donde el paciente pueda presentar un ataque de pánico y tengan que mediar en momentos embarazosos y complicados.