Significado de Agorafobia

Diversas conjeturas se han suscitado sobre la agorafobia como trastorno que ocasiona serios daños a la salud de la persona, afectando su calidad de vida y generando además un estrés generalizado en su entorno, allegados y familiares cercanos.

Origen del Significado de Agorabobia

En cuanto al origen etimológico de la palabra agorafobia, se deriva de los términos griegos “ágora” (griego, ἀγορά agorá, plaza pública, sitio de reunión) y fobia (del griego Φόϐος, phóbos, personificado en el hijo de Ares, Fobos), se refieren concretamente al temor patológico de la persona a los espacios abiertos o lugares públicos.

Significado de agorafobia

Los expertos también la definen como el miedo a la pérdida de control sobre la propia activación fisiológica y en los resultados posteriores a los que esto puede conducir, además del miedo a las sensaciones subjetivas.

Esto es lo que explica que los ataques de pánico puedan aparecer no solo en grandes espacios, sino también en un ascensor o cualquier lugar diferente al hogar. Asimismo, suele manifestarse en sitios que se perciban como especialmente inseguro, es decir, en el que la persona tiene menos control sobre las cosas.

Es de señalar que la agorafobia se convierte, más que en un trastorno, en un estilo de vida en múltiples casos, ya que el agorafóbico se adapta al temor, convirtiéndose en el centro de gravedad sobre el cual gira su mundo. Es decir, que la persona y el pánico se “hermanan” en un viaje circular del cual le es difícil salir.

Del mismo modo, el individuo agorafóbico también se acoge o inclina a lo sagrado, ya que para él existen algunos lugares o determinadas personas que permiten que su ansiedad desaparezca o disminuya rápidamente según sea la situación que viva.

Por lo tanto, la agorafobia es un conjunto de fobias, de miedos que se desencadenan cuando la persona que sufre este trastorno siente que no se encuentra en un lugar seguro.

Aunque su miedo es irracional, en el fondo no se termina de creer que no le ocurrirá nada fuera de ese lugar seguro, por muchas veces que sus allegados intenten repetírselo.

Según los expertos, explicar la teoría es muy fácil, pero otra cosa distinta es llevarla a la praxis, por lo que hay que tener en cuenta que los procesos de las personas son diferentes y que cada uno tiene distintas causas y características particulares.

Otros tipos de situaciones que tienden a evitar el agorafóbico es tomar baños calientes o saunas, realizar ejercicio, tener relaciones sexuales, evitar las discusiones, enfadarse, bailar, acudir a espectáculos deportivos, ver películas de terror, entre otras.

Todas esas situaciones descritas anteriormente están estrechamente relacionadas con las sensaciones que desencadenan o por eventos asociados a experiencias negativas ocurridas a la persona en el pasado.

Es oportuno indicar, que la gran mayoría de las personas que sufren agorafobia informan padecer o haber tenido ataques de pánico en algunos momentos. Esto consiste en un miedo intenso o malestar, asociado frecuentemente a una sensación de peligro o de catástrofe inminente, así como de un impulso a querer escapar de ella.